Wednesday, August 24, 2005

ÉTICA Y EDUCACIÓN

ÉTICA Y EDUCACIÓN

1. Algunas clarificaciones de principio
La vinculación de la ética con la educación no suele ser un tema frecuente. En los estudios sobre educación suele haber poco sobre este tópico que sin embargo tiene una tremenda vigencia en todos los sistemas educativos. Tal vez la razón sea la metafísica especulativa que ha inundado también la ética, como tantos otros campos. O el natural temor del sujeto a cuestionar sus propios fundamentos, por la debilidad de sus propias bases.
Que la ética sea una rama de la filosofía, ya casi nadie lo recuerda. Sin embargo, es extraño que todos olviden la fuerte pertinencia de lo ético en la vida cotidiana. Es justamente en la actividad de cada día de todos los sujetos societales donde tenemos que ver la ingerencia definitiva de lo ético.
Una evidente reducción de lo ético es estrechar su campo a la problemática ontoteológica del bien y el mal. Parece mucho más importante, sin embargo, entender que donde hay acción y que donde hay lenguaje, hay ética posible. Donde el sujeto se diferencia de los otros, donde se genera un yo distinto a ellos y a los otros, allí se produce lo ético.
La educación es siempre la relación de un yo con los otros. En todos sus niveles, el hostentador del poder-saber impone su hegemonía sobre la colectividad. La hegemonía es sólo un mecanismo formal, porque lo que se impone, a través de todo discurso y de toda acción, es una ética. O como diría Nicanor Parra, se impone al otro una antiética.
¿Por qué una antiética? Porque, sencillamente, se disminuye al otro al instaurar como base de un diálogo (inexistente) el saber propio como la clave final. ¿No es acaso antiético enseñar que el procedimiento normal consiste en eliminar el poder liberador del conocimiento, trastocándolo en un mensaje unidireccional, en una nueva materia que aprobar, para olvidar posteriormente? Lo ético sería poner al otro a la misma altura y en el mismo sitial que el propio. Y muy pocos hacen eso.

2. La educación es una poética dialógica.
Tal vez pueda parecer heterodoxo para algunos, pero creo que la ética empieza en el otro y no en uno mismo. Por eso Mijail Bajtín, cuando descubre en su mente cirílica que el uso del lenguaje implica una ética, la construye basada en el otro y no en el sí mismo.
Y Bajtín lo hace porque sabe que sin el otro no hay lenguaje, no hay comunicación, no hay signo. Es el otro el que hace nacer lo diálógico del lenguaje, el que funda la polifonía. Porque siempre hay sólo un uno mismo mientras que los otros son muchos, la humanidad. Por eso, destruir al oponente es destruir al diálogo.
Lo ético es el acto responsable del individuo en la vida cotidiana, lo que equivale a decir, en cualquier campo cultural. La educación debería ser un acto participativo. En efecto, todo proceso educativo a cualquier nivel del sistema debería consistires un diálogo ontológico entre el yo y el otro, donde el único tercero que puede aparecer es el propio lenguaje, el diálogo mismo, la comunidad.
Para Bajtín, la crisis de la palabra característica de fines del período moderno es también la crisis del acto. Desde hace más de un siglo, desde la reflexión crítica de Nietzsche, el sentido de las acciones humanas está cuestionado. La ética en Bajtín guarda una posición primordial, que aunque por razones socioculturales deplorables, él no podía expresar libremente, sin embargo, en esas condiciones enfatizó el rol de la palabra ajena en la generación de la personalidad propia.
La conciencia del ser humano despierta por obra de la conciencia del otro. No es extraño que un teórico del lenguaje, la cultura y la literatura, haya tenido un preocupación tan extrema por el mundo de la acción humana, del acontecimiento. Su posición ética aquí es clara, aunque los textos en los que se refirió a este tema hayan quedado incompletos y se hayan publicado tan tardíamente, sólo a principios de los años 90. Nos referimos a "Hacia una filosofía del acto ético", de 1924, aproximadamente.

3. Fenomenología del acto ético
Bajtín declara que la responsabilidad es la no coartada del ser. Ese es su planteamiento desde su primer artículo, "Arte y responsabilidad", que data de 1919. Y en Estética de la creación verbal dice: "Yo debo responder con mi vida por lo que he vivido y comprendido en el arte". Su planteamiento sin duda intenta unir la cultura, el arte y la vida, en una sola concepción.
Pero tan importante como esta integración, está la unificación del pensamiento y del acto, lo que es la base de su ética. Su idea era la de un pensamiento actuante. Esta es una buena manera de definir la educación. Dicho de otra manera, lo estético en la vida es lo ético. El acto ético, el "postupok", como él lo denomina en ruso, es siempre un acto responsable.
Este acto ético es irrepetible y silencioso, que se da en el mundo humano, el único en el cual existe el silencio. Los actos son secuencias de acciones, y por ello, se parecen a los discursos. Tal como lo hace en la teoría de la cultura, Bajtín plantea en lo ético, lo cual es proyectable evidentemente a lo educativo, una concepción opuesta al pensamiento monológico, es decir, a los discursos verticales, unidireccionales y monofónicos.
Cada acto ético es parte de un proceso de comunicación y conciencia, que se basa en actos o discursos previos y que se proyecta con respuestas, preguntas y proyecciones más allá en el futuro. El pasado no es una mera anticipación del presente.

4. La sociedad humana como entramado de actos éticos
El pasado, para los actos y los saberes, es un espacio abierto que es re-estructurado cada vez. Los actos éticos y los actos educativos dialogan con su pasado y con su futuro, igual como lo hacen los discursos. Lo ético, como una vertiente o escorzo de la vida humana, es un género del vivir y del pensar. Todo género es un conjunto de hábitos. La educación es un género discursivo de la vida y de la mente.
Por supuesto, cada esfera de actividad es un género del discurso. Como en el caso del lenguaje, está también la pre-existencia de los sistemas éticos previos al sujeto. El lenguaje, la ética, la educación, son sistemas en funcionamiento cuando el sujeto accede a lo real, y viene a posicionarse en el interior de estos sistemas. Así, desde el punto de vista temporal, también será central la presencia de la palabra del otro en el discurso propio.
Toda sociedad está conformada por un tejido de grupos, acciones y discursos. Esencial es aquí la libre competencia entre estas diversas sensibilidades, códigos y saberes. Cada conjunto de acciones o expresividades participa de una verdad relativa, y es parte de un todo mayor.
La verdad para un momento histórico es la suma de actividades, palabras, entidades, provenientes de diferentes campos. Esto es clave para entender la situación real de la educación y de lo ético. Aunque siempre hay diferentes temas y diversas formas de hablar, siempre todo acto o discurso proviene de una subjetividad. Esto nunca lo debe olvidar quien educa.
Así, el mundo humano y social llega a ser un diálogo entre estos diversos conjuntos. En este entramado polifónico, la educación y la ética son conjuntos de actos diferentes pero también son tipos de discursos diferenciados.

5. La educación como anticanonización
La canonización es un proceso histórico y discursivo usual que acontece en todas las esferas de la vida social. Consiste en la solidificación o cristalización de valores, actos, discursos, que llegan a convertirse en modelos clásicos, ejerciendo una influencia sobre los desarrollos que vendrán a continuación.
Los actos humanos no pueden ser canonizados sin una clara conciencia de ello. No es posible tomar un conjunto de conductas del pasado, donde se han plasmado valores usualmente no por consenso sino por imposición de un grupo poderoso, y ponerlos como modelo para el futuro.
Las nuevas y diferentes experiencias pueden ser correlacionadas con valores del pasado, y ser por tanto sólo parcialmente leídas, con gran posibilidad de ser mal interpretadas. Esto es lo peor que puede pasarle a la educación: llegar a ser un conjunto cerrado, donde cada experiencia es siempre totalmente explicable.
La canonización lleva a las normas a un modelo estático y estos esquemas cristalizados pasan a ser lo que se pone en juego en una sociedad, más que las nuevas normas, valores, actos, o discursos que se han ido generando posteriormente. Se olvida que nada está acabado, que ninguna palabra es la última, que todo saber será reformulado en el futuro.
El monologismo ético, el narcisismo conductual, donde se espera que el otro haga lo mismo que yo, niega la existencia de la libertad de la otra conciencia. El lema de la educación debería ser que el mundo es políglota, que habla y se escucha en numerosas lenguas.
El canon monofónico no puede dar cuenta del mundo. Mucho menos en la educación, que es un campo hechos de numerosas series científicas y culturales, de interdisciplinas y transdisciplinas. Hay que saber escuchar esos múltiples actos que vienen de otras acciones y que a su vez devienen otros actos, interminablemente, inter-activamente. Esto es fundamental para construir una educación que emane de todos y para todas las personas.

6. Lo ético es la parte principal de la vida cotidiana
En este marco así diseñado, la ética no puede verse como un lenguaje único, como actos absolutos, legibles desde sólo una interpretación. Tampoco la educación puede ser un léxico hegemónico o una pura matriz plenipotenciaria dentro de un sistema educativo. Los lenguajes o secuencias de acciones se ven a sí mismos a partir de la iluminación provista por otros lenguajes, discursos o actos.
En todo acto, como en todo discurso, hay un entrecruzamiento de tiempos, espacios, agentes y acciones. Esto mismo pasa con el acto ético y con el acto educativo. Un acto personal, dialectal, no puede ser canonizado como una lengua central. Ni un solo acto humano puede, por sí mismo, erigirse en un significante trascendental, en un referente axial único.
Así como toda palabra es explicada por otra, la interrelación de los actos llevan a una concepción diálógica de la verdad. Esto implica una constante interacción de significados. Esto es la educación, verdaderamente, un lugar donde no puede haber monólogos. La educación es siempre diálogo. Sólo una historia que tome en cuenta el diálogo de todos los actos y todos los discursos podrá ser una verdadera historia de la conciencia humana.
Hoy día todos los paradigmas educativos están en crisis. Probablemente, la razón es que tomaron escasamente en cuenta la alteridad, o no consideraron cómo entra la verdad en la vida humana. Lacan ha escrito que "la referencia imaginaria del ser humano está centrada en la imagen del semejante", en El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanalítica.
Uno de los aportes principales de Bajtín es su teoría de la infinalizabilidad. Nunca ningún fenómeno o proceso humano debe darse por concluido. Esta noción de no-conclusión es aplicable tanto a la ética como a la educación. Toda acción o discurso dialogará con otra del futuro y estará también abierta en cuanto será interpretable de renovadas maneras.

7. La apertura permanente de los actos humanos
Ningún acto o signo puede darse por cerrado; sólo se lo cierra cuando se lo quiere absolutizar, canonizándolo. Esto es lo contrario de la comprensión, la respuesta y el diálogo que todo proceso humano debe seguir siempre provocando. Y eso es más fuerte cuando se recuerda que el yo y el tú siempre están inscritos en todos los fenómenos. Dice Lacan: "el tú está ya en el seno del discurso", en Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis.
En este mismo volumen, Lacan agrega que el Otro es "el lugar donde se constituye el que habla con el que escucha". Esta remisión al otro como fundamento del yo es algo que caracteriza pues íntimamente a los dos tipos de actos y discursos que aquí examinamos: la ética y la educación.
La ética, el poder y la verdad son un bloque integrado que hay que dilucidar conjuntamente, de la misma manera que la ética y la estética han estado también desde los presocráticos ligadas entre sí, como desde Aristóteles ha sucedido, pasando por Schiller y Kant, entre otros.
A lo largo de esta reflexión compartida, no hemos definido a la ética como la disciplina que se preocupa de la moral, sino que más bien hemos entendido por ética una preocupación con la vida misma y sus acciones, mientras que la moral aparece como algo más acotado por la presencia de normas.

8. Algunas conclusiones parciales
Nuestro pensamiento, sobre diversos aspectos del capital simbólico propio de nuestro tiempo, ha seguido las líneas de investigación abiertas por Bajtín. También nos hemos beneficiado con los planteamientos de Tatiana Bubnova e Iris M. Zavala respecto de la ética en Bajtín. Este es un capital altamente heterogéneo, conflictivo, compartido, en crisis.
Nuestra propuesta ha sido que tanto en la educación como en lo ético la figura del no yo, llamese tú, ellos, otros, o alteridad, es decisiva. Dice Bajtín: "Se puede decir abiertamente que, en la vida diaria, la gente habla más acerca de lo que hablan los demás", en "La palabra en la novela", texto de 1934-1935.
Así, la ética, la educación, la literatura, son fenómenos plurilingües. En su campo, como en todo otro, coexisten diversas actitudes, ópticas, tonalidades. La historia de una serie cultural como son éstas, no puede sino verse como las réplicas de un diálogo siempre inacabado. "Cada sentido tendrá su fiesta de resurrección", dice Bajtín, en Estética de la creación verbal.
Esta concepción de la otredad bajtiniana que hemos presentado aquí, como es obvio, es la auténtica apertura a lo social de parte de este filósofo de la discursividad y del imperativo ético, al mismo tiempo.
Podría parecer extraño que algunas ideas desarrolladas en la ex Unión Soviética hayan estado tan presentes en una reflexión sobre la educación, la ética y la cultura aquí en La Serena.
Sin embargo, se cumple lo pronosticado por Bajtín: Nosotros hemos continuado su pensamiento, hemos realizado un diálogo con él y hemos rescatado una reflexión mediante la palabra, que se realizó en circunstancias muy diferentes, en otro tiempo y otro espacio, que esta noche hemos abolido conjuntamente.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home