Tuesday, August 23, 2005

LA TEORÍA DEL CUENTO DE JUAN BOSCH

LA TEORÍA DEL CUENTO DE JUAN BOSCH


1. INTRODUCCION: VIDA Y ESCRITURA

1.0. Antecedentes

Para analizar los diferentes momentos y componentes de la teoría genérica elaborada por Juan Bosch con respecto a la forma literaria cuento, es imprescindible tener una visión previa de las diversas etapas de su producción narrativa, las cuales, en este caso, están ligadas a su agitado itinerario vital. Luego de presentar este esquema, que considera exclusivamente sus obras de índole narrativa, excluyendo las biográficas, históricas, políticas, poéticas y culturales, se sistematizarán los aportes de su teoría del cuento realizados en diversos momentos y a través de distintas publicaciones.

No conocemos ningún estudio que desenvuelva la totalidad de la teoría del cuento en Bosch, y nuestro objetivo es justamente reunir todos sus artículos en torno a este tema y observar la constitución gradual de una teoría del cuento.[1]

1.1. Primera etapa formativa: en Santo Domingo: 1909-1938

La vida de Juan Emilio Bosch Gavino se extiende a lo largo de todo el siglo XX. Nació el 30 de junio de 1909 y falleció el 1 de noviembre del 2001. Antes de los 10 años de edad, en 1918, escribe sus primeras narraciones y desde 1925 comienza ya a publicar sus poemas y relatos. Redacta uno de sus cuentos más conocidos, “La mujer”, en 1932, y en 1933 da a conocer Camino real, su primer volumen de cuentos.

En 1935 publica un segundo libro: Indios: Apuntes históricos y leyendas, conjunto de relatos donde asume el pasado caribeño y americano. En 1936 publica su primera novela: La mañosa, la novela de las revoluciones. Según su propio recuento, compone 24 cuentos antes de partir a su largo destierro, en 1938.[2]

1.2. Segunda etapa de madurez: en el exilio caribeño y americano: 1938-1961

En los 24 años de diáspora que vienen a continuación, en diferentes países de América, continúa su tarea creadora, logrando reunir 27 cuentos escritos en el exilio.

En enero de 1938 ya está en San Juan, Puerto Rico. En enero de 1939 viaja a Cuba, donde se radica y continúa publicando cuentos y poemas. En 1940 lee a Horacio Quiroga y a Pablo Neruda. En 1941 publica Dos pesos de agua, que contiene otro de sus relatos famosos, que da título a un segundo volumen de cuentos.

En 1941 recibe un Premio por su cuento “El socio”, y en 1942 escribe “El río y su enemigo”. Este último relato, publicado en julio de 1940 en Puerto Rico Ilustrado y también, el mismo año, en la revista cubana Carteles, señala el importante momento en que Bosch, según el mismo, habría entendido la arquitectura, función y técnica del cuento.[3]

En 1943 gana otro Premio con su cuento “Luis Pié”, y en 1944 dicta en La Habana una conferencia titulada “Las características del cuento”. Esta es la primera de sus contribuciones téorico-prácticas referidas al desciframiento del género cuento, y acontece luego de estar casi 6 años en el exilio caribeño. En 1947 publica en Cuba el volumen titulado Ocho cuentos, su tercer conjunto de relatos. En 1948 le roban un libro inédito compuesto por 11 cuentos, que llevaba por título Callejón Pontón. En 1953, Bosch debe salir de Cuba, para ir a vivir a Costa Rica, primero, y luego a Bolivia.

Llega a Chile en 1954 y el mismo año se traslada a Niebla, cerca de Valdivia, donde escribe: “La muchacha de La Guaira” y “El indio Manuel Securi”, otros dos relatos famosos. En Chile, publica un volumen impactante, La muchacha de La Guaira, que aparece en Santiago, en la Editorial Nascimento, el 31 de julio de 1955, y que es su cuarto volumen de cuentos.

En enero de 1956 está de regreso en Cuba, donde escribe en febrero “Cuento de Navidad”, un relato que fue publicado en Chile. En 1958 está viviendo en Caracas, donde, en la Universidad Central, ofrece un curso de seis sesiones titulado “La técnica del cuento”. Esta es la segunda ocasión que se le presenta en el exilio sudamericano ahora para sistematizar sus ideas acerca de la teoría del cuento y de práctica de escritura de este género.

Las seis sesiones de este curso se transformaron en 3 conferencias escritas, las cuales tuvieron una primera publicación, en Venezuela, en 1958, 1960 y 1961, respectivamente. En 1960 da a conocer otro importante relato “La mancha indeleble”, su último cuento. Retornará a Santo Domingo, publicará colecciones de cuentos, pero no escribirá otro relato posteriormente.

2. JUAN BOSCH Y SU TEORIA DEL CUENTO

2.1. Antecedentes

En esta parte interesa reconstituir la reflexión de Bosch acerca del cuento, la cual se extiende aproximadamente entre 1944 y 1987. El registro de estos diversos momentos muestra una indagación clarificadora, una gradual precisión de ideas, una sistematización a lo largo del tiempo, en una misma dirección, pero con énfasis coyunturales diferenciados. Sus distinciones acerca de la estructura, técnica, temática, función y extensión del cuento en muchos momentos se da en contraste con otras formas narrativas, en especial con la novela.

2.2. Características del cuento, conferencia en La Habana (1944)

El primer artículo que publica Bosch sobre la teoría y técnica del cuento se titula “Características del cuento” y apareció en El mirador literario, La Habana, julio de 1944, 6-9. Ha sido publicado en cuatro otros lugares. [4]

Este trabajo de Bosch es la versión escrita de una conferencia ofrecida en la Institución Hispano-Cubana de Cultura. Está comentando inicialmente el libro La Luna Nona y otros cuentos, de Lino Novás Calvo, cuando, al enfrentar la oposición entre cuentos largos y novelas cortas, se decide a definir lo que es el género cuento, y cómo se diferencia de la novela.

Lo que primero es que el tamaño, la extensión del cuento, no es un factor decisivo. Para Bosch, en cambio, una de las condiciones esenciales del cuento es la persistencia en un tema central, pero esto solo no hace al cuento. Usa una metáfora que Cortázar recobrará años más tarde: “el cuento es una flecha dirigida rectamente hacia un blanco”. El tema es el hecho en sí, agarrado por su parte vital. En consecuencia, el cuento no es una novela en síntesis. El cuento es un universo cerrado, expresión que Bosch atribuye a Suárez Solís; allí el tema central se expresa como una unidad sui generis. Es una unidad de tema, y una unidad de tema y expresión.

Bosch define claramente lo que le interesa de su reflexión sobre el cuento: “No hablo de lo que se relata, sino del relato en sí: no me refiero a lo que se contiene, sino a la manera de contenerlo”. [5] Su interés es explicar la razón misma del género, porque el arte de escribir cuentos es algo que no puede enseñarse ni aprenderse, declara. Y agrega que la expresión y su técnica, no es suficiente para hacer un cuento. Más aún, el desenlace sorpresivo no es una ley del cuento, declara.

La diferencia del cuento con respecto a la novela está en el método para interesar al lector y como llevarlo hasta el final. El desenlace sorpresivo aparece tardíamente en la historia universal del cuento, con el maestro más grande del género cuentístico en Occidente, Guy de Maupassant. Para Bosch, hay tres tipos de finales en el cuento: Primero, final sin desenlace; segundo, final con desenlace; y tercero, final con desenlace sorpresivo.

Concluye el narrador dominicano afirmando que en el cuento el interés no está supeditado al desenlace, sino que en “el cuento el interés debe estar en lo que se va relatando, no en el final”. [6] Lo que distingue al género cuento es pues su técnica, concluye Bosch en esta conferencia-artículo, antecedente principal y único de su teoría del cuento, que vendría a formularse 14 años más tarde, en Caracas.

2.3. El curso “Técnica del cuento” en Caracas (1958)

Años más tarde, estando en Venezuela, Bosch tuvo la oportunidad de afinar sus ideas sobre el cuento en un curso titulado “Técnica del cuento”, que ofreció en la Dirección de Cultura de la Universidad Central, a partir del 19 de noviembre de 1958, impartiéndose en la Facultad de Humanidades. Según el programa, la primera sesión estuvo dedicada a las ideas generales acerca del arte de escribir cuentos, mientras que la segunda se refería al tema en el cuento: aprendizaje y práctica para la selección del tema. La tercera sesión pasaba del contenido a la forma, al dedicarse al estilo del cuento, y a la relación palabras y hechos. También se trataba lo objetivo y lo subjetivo en el cuento, volviéndose finalmente a la relación entre poesía y acción.

La segunda parte del curso sobre cuento de 1958 tiene sesiones dedicadas, primero, a Guy de Maupassant y a Oscar Wilde; segundo a Rudyard Kipling y Antón Chejov, y la sexta sesión final estaba dedicada al análisis de cuentos de Horacio Quiroga y de Sherwood Anderson. Concluía el curso con un resumen de lo expuesto.

Aparte de los análisis de cuentos y cuentistas específicos, ya en el curso en Caracas de 1958 se perfilan los tres grandes tópicos que siempre abordará Bosch. Primero, en que consiste narrar cuentos, segundo, los temas del cuento, y tercero, el problema de la forma en el cuento. Los aspectos tratados en este curso serán posteriormente sistematizados y dados a la publicación en que lo es el principal aporte de Bosch a la teoría del cuento en América Latina y el Caribe: su libro Teoría del cuento.

En definitiva, es 1958 el año nuclear en que Bosch establece una teoría del cuento como género, cuatro años después de que ha dejado Chile. La primera parte de este curso será la que posteriormente redacte para el libro que se publicará 9 años más tarde en Venezuela, reuniendo todo este material.

En “El tema en el cuento” plantea que un cuento se distingue como género porque presenta un hecho, y lo fundamental del hecho es su tema. Por eso define al cuento de la siguiente manera: “cuento quiere decir llevar la cuenta de un hecho”. El tema es el aspecto valórico y estético del hecho. El tema debe ser humano y universal, y la calidad del tema es determinante para la acción. El narrador puede elegir ocultar un tema para mostrarlo sólo al final.

En “Apuntes sobre el arte de escribir cuentos” Bosch define al cuento como un arte arcaico; es decir, muy antiguo y parte de las actividades artísticas del ser humano. Para él, la intensidad no depende de la acción y el final sorprendente no es una condición estructural del cuento. Se inicia con el protagonista en acción. Bosch piensa que Quiroga fue consciente de la técnica del cuento, y que la técnica es fundamentalmente la búsqueda y selección del tema. Por último, contar cuentos es una actividad social.

En “La forma en el cuento”, el género es definido como un universo. Según Bosch, todo arte es producto de una suma de reglas, las cuales sirven para la creación de una obra. La forma del cuento tiene que ver con su tiempo corto y concentrado. Se trata de una forma profunda y sustancial.

2.4. El libro Teoría del cuento, en Venezuela (1967)

En Bosch, la teoría sobre el cuento emerge en relación con su práctica escritural como cuentista. Tiene conocimiento de los planteamientos sobre el cuento de Horacio Quiroga. Profundiza la línea de reflexión que abrió Edgar Allan Poe y que posteriormente continuará Julio Cortázar. En este libro, Teoría del cuento, de 1967, Bosch presenta una organización cronológica de tres capítulos o ensayos, abordando el cuento mediante la división entre materia y forma, provenientes del curso ofrecido en 1958.

Este breve libro, Teoría del cuento, contiene una aproximación en tres partes a los problemas técnicos y teóricos que presenta el cuento, algo que no se había intentado antes en América Latina. En una edición de 2000 ejemplares, la Universidad de Los Andes, de Venezuela, da a conocer esta aproximación original al relato, de tres artículos que ya habían sido publicados separadamente por Bosch, en años anteriores. Años más tarde habrá también una edición cubana de este libro.

2.4.1. El tema en el cuento (1958)[7]

Bosch plantea que el cuento es llevar cuenta de algo. El rol del lector es reducido en el cuento. En el cuento hay un hecho, un solo tema, humanizado y universal. También el tema debe ser libre de apariencias. El tema es determinante para la acción.

Es positiva la definición etimológica de cuento, consistente en llevar la cuenta de algo. Aquí el tema es el concepto fundamental. En consecuencia, se definen las características del tema, es decir, se constituye una aproximación temática, contenidista, del cuento. Se lo está considerando más como historia que como discurso.

2.4.2. Apuntes sobre el arte de escribir cuentos (1960)[8]

El cuento es el relato de un hecho de importancia. Para ello, hay que dominar la técnica del cuento. El cuento puede ser hermético o figurativo; subjetivo u objetivo; claro u oscuro; directo o indirecto. Según Bosch, escribir un buen libro de cuentos es más difícil que escribir una buena novela. Debe haber un final natural del cuento. Al corregirlo, lo más importante no es lo que queda sino lo que se tacha.

El cuento comienza con el protagonista en acción. Importante es saber terminar y empezar el relato. Hay que aprender de los maestros del cuento. La técnica del cuento consiste en ir derecho hacia el final. El cuentista debe estudiar la técnica del cuento. Buscar es seleccionar el material para el relato. La técnica es como la “tejné” griega, el arte de ejecutar bien.

Se intenta ahora una clasificación de los distintos tipos de cuentos. Sobretodo, se compara el cuento con la novela. Se insiste en que la técnica del cuento es fundamental. Se enfatiza la importancia de la estructura del cuento, y de su inicio y final. Es fundamental la selección del lenguaje y del tema. La técnica del cuento puede ser aprendida de los maestros, dice Bosch, siguiendo a Quiroga. Bosch relativiza el final sorpresivo del cuento, pero siempre la acción es fundamental, porque la estructura del relato es pragmática.

En este artículo, Bosch pone claramente el acento en el discurso del cuento, en su forma, en cómo se narra, más que referirse al nivel de la historia, lo acontecido en la acción, o el tema, como lo había sugerido en el artículo previo.

2.4.3. La forma en el cuento (1961)[9]

Bosch plantea que el cuento tiene una suma de reglas. Las reglas dicen cómo producir la forma del cuento. La expresión artística se divide en tema y forma. Es más importante la forma que el tema. En el cuento el tema es más importante que en la novela. La brevedad del cuento es consecuencia de su forma.

También admite que se desarrollará históricamente el cuento largo. El tiempo del cuento es corto, porque se busca una síntesis de materia y forma. Los nuevos cuentistas (más abstractos), acumulan imágenes sin relación con el tema. Existen diferentes tipos de cuentos: algunos relatan una acción; otros delinean un carácter; estos presentan problemas sociales o políticos; aquellos conmueven al lector.

Según Bosch, hay dos leyes del cuento: a) Primero, la fluencia constante, consistente en la acción psicológica o física. La acción nunca puede detenerse. En la acción está la sustancia del cuento. b) Segundo, sólo hay que usar las palabras indispensables para la acción. La acción está allí para alcanzar algo. La atracción es la naturaleza activa del cuento.

El aporte de Juan Bosch a la teoría del cuento acontece a fines de la segunda etapa de su vida, aquella que acontece en el exilio. Durante su tránsito por diferentes países del Caribe y América Latina, Bosch va creando a la par una obra cuentística y una teoría del cuento, en una fructífera relación entre la teoría y la práctica. Los textos sobre teoría del cuento que publique entre 1979 y 1991 serán la addenda, la clarificación o el comentario supletorio a un teoría orgánicamente formulada en 1958.

3.1. Tercera etapa conflictiva: 1961-1963: Retorno y presidencia

Retorna por fin Bosch a la República Dominicana en 1961 y en 1962 se publican dos libros suyos: Cuentos escritos en el exilio y Más cuentos escritos en el exilio, los cuales recogen su producción cuentística fuera de República Dominicana (1938-1960). Lamentablemente, este regreso es breve, pues debe abandonar su país como Presidente derrocado, en 1963, luego de ejercer el cargo durante 7 meses.

Junto con publicarse dos volúmenes de cuentos que recogen la producción del exilio, queda claro que la teorización sobre el cuento aconteció principalmente en el exilio, primero en Cuba y luego, principalmente, en Venezuela, dado que allí se ofreció el curso sobre el cuento el año 1958 y allí aparecieron las tres conferencias publicadas entre 1958 y 1961 que pasarían a formar parte sustancial del libro sobre el tema, que se publicará en el segundo exilio de Bosch.

3.2. Cuarta etapa: segundo exilio: 1963-1970

En su segundo exilio vive en Puerto Rico. Publica Teoría del cuento, en la Universidad de Los Andes, de Venezuela, en 1967, que incluye sus tres trabajos sobre el relato elaborados entre 1958 y 1961. Posteriormente viaja por Europa. En 1968 recibe un Premio por su cuento “En un bohío”.

No hay textos escritos de Bosch de este período que se refieran al cuento ni a su teoría.

3.3. Quinta etapa: 1970-2001: Retorno a Santo Domingo.

Regresa a República Dominicana en 1970 y en 1972 anuncia su renuncia a la literatura. Sin embargo, en 1974 publica en Santo Domingo sus Cuentos escritos antes del exilio. En 1975 su segunda novela, El oro y la paz es premiada. En 1983 es publicada en Casa de las Américas, La Habana, una selección de sus Cuentos, y en 1988 da a conocer su libro Textos culturales y literarios, donde consigna algunos estudios que contribuyen a mejor perfilar su concepción del cuento.

A partir de 1989 comienzan a editarse en Santo Domingo los volúmenes de sus Obras Completas. Los dos primeros tomos contienen la obra narrativa tal como él mismo la organizó. El tercer volumen está dedicado a las numerosas Biografías que escribió. En 1993 se publican sus Cuentos selectos, en la Biblioteca Ayacucho, de Caracas. En 1999 aparecen sus Novelas completas, en una edición de homenaje, en Santo Domingo y el año 2000 fue la figura de honor de la Feria Internacional del Libro. Producto de las conferencias analizando su obra literaria, se publicó Juan Bosch: Vida y obra, Seminario Internacional. [10]

4. “Bruno Rosario Candelier, la mujer y la crítica literaria” (1979) [11]

En relación a la teoría del cuento que Bosch ha ido creando a lo largo de los años, se refiere nuevamente a este tópico en una conferencia de 1979, titulada “Bruno Rosario Candelier, la mujer y la crítica literaria”. Declara aquí que el cuento es “una forma de la literatura pura, como lo es, en principio, la poesía”, y que no se puede enseñar a escribir cuentos.

Afirma Bosch que después de la escritura de su primer cuento, que aparece en Camino real, de 1933, se dedicó a leer a los grandes cuentistas, hasta llegar a decir, que dominaba el género, su técnica de creación, y su extensión, y en consecuencia ya no lucharía más con el cuento. Escribir cuentos es también servir al pueblo, y hacerlo bien es importante, según Bosch.

En una somera reflexión histórica, dice: “En la literatura española no hay propiamente cuentistas. Los cuentistas de la lengua española se ha dado en la América Latina, no se han dado en España”. [12]

4.1. “Palabras en la presentación de un libro de cuentos” (1981) [13]

En una conferencia ofrecida en 1981, Bosch vuelve a referirse al cuento, y a mejor perfilar su teoría del cuento. Parte diciendo que el cuento es el más difícil de los géneros literarios, para luego hacer un listado de los grandes cuentistas: Maupassant, Kipling, Quiroga, Anderson, Hemingway, Mark Twain, Chejov. Presenta una definición del cuento que profundiza lo planteado en 1944: “el cuento es el relato breve de un acontecimiento, de un solo hecho”.

Luego de esta definición más estructural, sugiere que la característica del cuento, tal como Cortázar lo había afirmado, en la línea de Poe, es “su intensidad. El cuento es intenso por el solo hecho de ser cuento: porque transmite en su brevedad y en el relato de ese hecho único una carga emocional muy tensa”.

Tomando una cierta aproximación a la teoría del efecto en el cuento, agrega que debe haber una sorpresa con la cual el cuentista, inesperadamente, aturde al lector.

4.2. “En el 50 aniversario de Camino real” (1983)

En una reunión de homenaje por el medio siglo de vida del primer libro de cuentos, Bosch estableció, en 1983, que fue transformándose en escritor a partir o mediante el trabajo de escritura, en el sentido de que el trabajo hace al hombre. Luego de declarar que comenzó a escribir cuentos a máquina a los nueve años de edad, establece que todos los cuentos escritos no eran realmente obra suya. “Me los proporcionaba el pueblo dominicano, que en esa época era un pueblo eminentemente campesino”. Era un período en que el campesino, dice Bosch, estaba dominado por la naturaleza física y la naturaleza social en la cual habiataba.

Elabora más, agregando posteriormente que no era él quien escogía a los personajes de sus cuentos, sino que los personajes lo escogían a él como escritor de sus vidas. Era la vida la que le proporcionaba los temas; él no tenía que inventarlos. Se trata, evidentemente, de una poética aristotélica, mimética, referencial.

Bosch sabe que escribiendo cuentos se hizo escritor y así mismo llegó a formular una teoría del cuento, que ahora continúa. Rememora que en Cuba, en 1940, tal como se dicho, se dio cuenta que era capaz de dominar al género cuento, que éste ya no lo dominaba a él. Concluye recordando que en su juventud leyó El Quijote 23 veces.

4.3. “Introducción explicativa 27 años después” (1985) [14]

En este artículo, Bosch da a conocer el origen del libro Apuntes sobre el arte de escribir cuentos. Lo define como “un ensayo hecho en tres partes”, a solicitud de Miguel Otero Silva, director, a la sazón, de El nacional de Caracas. Según Bosch, llevaba unos 25 años pensando en el cuento como género, aunque “el trabajo no era fácil porque, al menos en lengua española no se había hecho un estudio pormenorizado del cuento en tanto género literario”.

Entre los cultores del cuento, además de los ya mencionados anteriormente, destaca los nombres de Chesterton, Andersen, Andreviev, London. Declara que el foco central era la diferenciación entre el cuento, la novela y el relato, lo que le preocupaba en esos años, y mientras hacía el aprendizaje en la práctica aprendía los criterios que utilizaban los grandes maestros del género.

Agrega Bosch que el cuentista que más lo impresionó era Horacio Quiroga, porque su obra calzaba con lo que Bosch pensaba acerca de lo que era el cuento y su técnica. Sin embargo, los planteamientos sobre teoría del cuento, de Quiroga, tal como se expresan en “El decálogo del cuentista”, le parecen demasiado esquemáticos. Frente a esta situación, y dada la solicitud de Otero Silva, se dedica a sistematizar sus ideas acerca de qué era el cuento y a qué leyes estaba sometido, y cómo debía ser escrito.

Concluye Bosch rememorando la edición de Apuntes sobre el arte de escribir cuentos, en su primera versión de El nacional, las publicaciones de la Universidad de Los Andes y de la Universidad de La Habana, y las 14 ediciones posteriores en Santo Domingo.

4.4. “El cuento” (1987)

En este artículo breve que se refiere a una antología de cuentos colombianos, Bosch proporciona las últimas afirmaciones acerca del cuento. Han sido 11 los ensayos donde se centró en la definición, características, estilo, técnica, función del cuento. Una serie que va desde 1944 hasta 1987, en nuestra documentación.

En este artículo dice Bosch que el cuento no puede tener disgresiones, porque la disgresión saca la atención de donde debe estar depositada. Por eso, declara, “precisamente, lo que tiene que conseguir el autor de un cuento es lo opuesto: que su lector se mantenga con toda su capacidad de atención puesta en lo que va leyendo”. Como se ha visto, la actitud del lector es esencial en el encuentro con el cuento, en la teoría cuentística de Bosch.

En este recuento de la vida de Bosch, evidentemente, hemos puesto el acento en sus obras de carácter narrativo, especialmente cuentístico, porque ellas lo convierten en uno de los más formidables narradores americanos y caribeños, y en sus escritos acerca de la teoría del cuento. Junto a Quiroga y a Cortázar, son los tres latinoamericanos que más han aportado a una teoría del cuento en América Latina. [15]

Recientemente, se acaban de publicar los Cuentos más que completos, de Juan Bosch, en una edición que es prácticamente de todos sus cuentos, prologada por Sergio Ramírez.[16] Lo importante de esta edición, además de contener una nueva publicación de “Apuntes sobre el arte de escribir cuentos”, es que se agregan cinco nuevas narraciones de Bosch, no publicadas en libro y publicadas entre 1932 y 1938. Antes del exilio, entonces, Bosch dio a conocer 29 cuentos, mientras que en el exilio divulgo 27 cuentos suyos.

5. CONCLUSIONES: LA TEORÍA DEL CUENTO DE JUAN BOSCH

Cabe destacar que casi todos los ensayos de Bosch son productos de conferencias orales que luego se publicaron en distintos lugares y períodos. A propósito de presentaciones de libros, primero, y de rememoraciones de publicaciones iniciales, segundo, Bosch presenta, en los años 70 y 80 una complementación a su planteamiento inicial, realizado en los tres escritos de 1958-1961, donde por razones pedagógicas y periodísticas reunió el núcleo central de su teoría sobre el cuento.

Para alguien que declaró que escribía cuentos porque no podía hacer política, un poco más de diez años le costó entender, en primera instancia, el género cuento, desde 1933, fecha de publicación del primer libro de relatos, hasta 1944, cuando pronuncia y escribe su primera exposición fundamentada sobre el tema.

En efecto, al iniciar la formulación de su teoría del cuento, en 1944, Bosch establece que se trata de un género literario específico y que la extensión del relato no importa. Desde esta fecha mantiene que un cuento contiene un tema central, que es en sí una unidad y que además es unidad con la expresión literaria, integrando la unidad mayor materia-forma. Así como rechaza la extensión como criterio definitorio, rechaza también que la técnica sea esencial o que siempre sea indispensable un desenlace sorpresivo. Se aleja así de una definición formalista o efectista del cuento.

Para Bosch es esencial en el género cuento, a diferencia de la novela, la diferente relación del lector con la novela que con el cuento, ya que en este último lo principal es la mantención del interés. Este tópico estará a todo lo largo de la reflexión de Bosch. En cuanto al final del cuento, se ha visto que desde el punto de vista de la acción y también del lector, pueden haber tres tipos de finales: con desenlace, sin desenlace y con desenlace sorpresivo.

5.1. El aporte de la teoría del cuento de Juan Bosch

Una vez que la sistematización del curso sobre el cuento, centrado en la relación entre palabra y acción, en Caracas (1958) acontece en las publicación del trabajo en tres partes (edición venezolana de 1967), se percibe, inicialmente, que lo más importante es la forma en el cuento: esta es una posición formalista y técnica, que significa una alta elaboración y dominio del arte del relato. Bosch compara constantemente el cuento con la novela, contrastando la narración breve con la narración extensa.

Para él, el objetivo del relato es la adecuada síntesis de materia y forma. Por eso, las imágenes deben tener relación con el tema. Esta noción implica la necesaria armonía de la historia con el discurso, de lo que se cuenta, con la modalidad de cómo se cuenta. En 1958 reitera que el cuento es la narración de un solo hecho o tema, y que etimológicamente, en la narración, “se lleva la cuenta” de un hecho.

Bosch apunta constantemente, además, a la formulación de variadas tipologías del cuento, algo que siempre le preocupó. Finalmente, las dos leyes del cuento (tema que siempre le interesó expresado de esa manera) están centradas en la acción, esto es en la gramática de las acciones y en la sintaxis del relato. En Bosch, el discurso y el lenguaje aparecen así subordinados a la acción. Se trata de la comprensión del cuento como una estructura o sistema altamente pragmática.

En su teoría, el cuento es una narración recta, que va lo más directamente posible al final, y que se puede aprender de la lectura de los cuentos de los maestros, aunque no se puede enseñar. Reitera, en 1960, que el final sorpresivo no es un elemento estructural indispensable, relativizando, de esta forma, los planteamientos de Poe al respecto.

Junto con ver a la forma, es decir, a la brevedad, como más importante que el tema, el cuento es también una síntesis de materia y forma, donde lo decisivo es la acción constante, en cuanto material y la rigurosa selección del lenguaje, en cuanto forma.

Juan Bosch esbozó esta teoría del cuento luego de haber publicado varios volúmenes de relatos cortos. Su reflexión fundamental al respecto se extendió entre 1958 y 1961, al finalizar el período de su primer exilio. Su teoría del relato breve se da a conocer después de haber publicado un volumen en República Dominicana y tres volúmenes de cuentos en exilio (dos volúmenes en Cuba y uno en Chile). Estos tres libros de cuentos incluyen 27 relatos escritos entre 1938 y 1961, en los 24 años de exilio, que hemos denominado la segunda etapa de su vida.

Luego de la formulación en libro de su teoría del cuento (1958-1961) y ya viviendo definitivamente en Santo Domingo, Bosch agrega en 1979 ciertas precisiones que es bueno tener en cuenta. Primero, que el cuento es una forma pura, una forma básica literaria, como es la poesía. Segundo, que el cuento está al servicio del pueblo. Y tercero, que los cuentistas han destacado especialmente en América Latina.

En 1981 agrega que el cuento es el género más difícil, iniste en que se refiere a un solo hecho y que le son sustanciales la intensidad y la tensión, junto con la sorpresa que se le provoca al lector. Sólo la práctica de escribir cuentos –dice en 1983- establece una relación dialéctica con la teoría del cuento formulada. Los cuentos son dados por el pueblo, por la vida, a la escritura del cuentista, en una poética de tipo realista.

En 1985 Bosch enfatiza que su teoría se expreso en un solo ensayo de tres partes constitutivas, enfatizando de este manera el carácter orgánico de esta publicación. Tuvo que realizarla porque en 1958, aparte de lo que había escrito Quiroga al respecto, no había ningún estudio sobre la teoría del género cuento en lengua española.

Finalmente, en 1987, apunta sus últimas conclusiones acerca de las leyes del cuento, declarando que lo esencial es la forma de mantener la atención del lector, sin disgresiones de ningún tipo.

La experiencia cuentística le dictó a Bosch la estética y la poética que se expone en estas líneas, favoreciendo siempre la integración entre teoría y práctica, tan importante para la creatividad humana.

[1] Hemos estudiado la totalidad de los cuentos de Juan Bosch en Manuel Jofré, “La imagen de América: cuentos dominicanos y americanos de Juan Bosch”, Juan Bosch: Vida y obra, Seminario Internacional, Santo Domingo, Comisión Permanente de la Feria del Libro, 2000, 111-124.
[2] Esta cronología se basa en la que aparece en Juan Bosch, Obras Completas, Santo Domingo, Tomo I, Narrativa, 7-25.
[3] Juan Bosch: Imagen, trayectoria y escritura, de Guillermo Piña-Contreras, Santo Domingo, Comisión Permanente de la Feria del libro, 2000, 47.
[4] Se ha utilizado aquí la versión incluida en Juan Bosch: Imagen, trayectoria y escritura, de Guillermo Piña-Contreras, Santo Domingo, Comisión Permanente de la Feria del libro, 2000, 63-68.

[5] Juan Bosch: Imagen, trayectoria y escritura, de Guillermo Piña-Contreras, Santo Domingo, Comisión Permanente de la Feria del libro, 2000, 65.

[6] Juan Bosch: Imagen, trayectoria y escritura, de Guillermo Piña-Contreras, Santo Domingo, Comisión permanente de la Feria del libro, 2000, 66.
[7] Este artículo fue publicado en “El papel literario” de El nacional, de Caracas, el 27 de noviembre de 1958, en p. 6. También figura en La técnica del cuento: Folleto metodológico, La Habana, Ministerio de Cultura, 1978, 11-16.

[8] Este artículo fue publicado en Shell, Año IX, No. 37, Caracas, diciembre de 1960, 44-49. También está incluido en La técnica del cuento: Folleto metodológico, La Habana, Ministerio de Cultura, 1978, 5-10, además de varios otros lugares.

[9] Este artículo fue publicado en la Revista nacional de cultura, de Caracas, No. 144, enero-febrero de 1961, 40-40 y también en La técnica del cuento: Folleto metodológico, La Habana, Ministerio de Cultura, 1978, 17-25.

[10] Santo Domingo, Comisión Permanente de la Feria del Libro, 2000.

[11] Hoy publicada en Juan Bosch, Textos culturales y literarios, Santo Domingo, Alfa y Omega, 1999, 177-186.
[12] Juan Bosch, Textos culturales y literarios, Santo Domingo, Alfa y Omega, 1999, 186.

[13] Juan Bosch, Textos culturales y literarios, Santo Domingo, Alfa y Omega, 1999, 169-176.

[14] Juan Bosch, Textos culturales y literarios, Santo Domingo, Alfa y Omega, 1999, 197-201.

[15] Cabe consignar que Bosch también publicó un último artículo de periódico, también titulado “El cuento”, en El siglo, de Santo Domingo, el 26 de abril de 1991, página 10, al cual, lamentablemente, no hemos podido tener acceso.

[16] México, Alfaguara, 2001, 580 pp.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home